¿Vemos las carreteras todos los conductores con los mismos ojos?

El otro día me pasó una cosa curiosa en el trabajo hablando con los compañeros durante un descanso. Comentábamos un atasco que hubo a raiz de un accidente por alcance entre 4 coches. Al decir donde estaba el accidente simplemente dije “si, pasó en la parte que es recta plana y donde viene después una curva de izquierdas en bajada con una subida y curva de derechas que vas a la M-40”.

SONY DSC
SONY DSC
 

Un compañero se giró y me dijo “macho, como se nota que eres piloto, que lo dices como si fuera un circuito, yo habría dicho donde el puente, el radar, la parada del autobús”. Más allá de esa anécdota me quedé pensando luego mientras volvía a casa, ¿vemos las carreteras con los mismos ojos los que disfrutamos de conducir que los que para ellos el coche es sólo un medio de transporte?

Y la respuesta para mi es simple, si. ¿Por qué lo creo? Bueno, he visto a muchos amigos y conocidos expresarse sobre las carreteras y los coches que realmente me dicen que no disfrutan o aprecian igual que los racingtrastornados las carreteras. Para mucha gente creo que la carretera es curva a curva, como fragmentos separados que hay que afrontar sin importarte lo de antes ni lo de después, y que lo más importante es mirar las líneas del carril para ir por dentro (bueno, eso algunos).

SONY DSC
SONY DSC
 

Pero hay un mundo más allá de ese carril, y no me refiero a usar todo el asfalto, sino a levantar la mirada y apreciar algunas carreteras y la conexión que tienen algunas curvas. Partes que se integran unas con otras y que disfrutas pasando por allí, deprisa o despacio. Me gusta esa carretera que se solapa con el entorno, que sigue sus líneas, la sientes como si estuviera viva.

Hay carreteras que se disfrutan mucho, algunas para tramear, otras para darse un paseo un sábado por la mañana tranquilo, pero más allá de lo que sientes y puedes disfrutar de una carretera, el hecho de ver la conexión, de mirar la carretera como un todo, te ayuda a estar mejor prevenido para lo que pueda ocurrir delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.