Peugeot RCZ 1.6 THP 200CV, nacido para disfrutarse (I)

Una de las mayores satisfacciones como periodista del motor es poder echarle el guante a esos coches que llamaríamos “especiales”. Esos coches que son capaces de producirte emociones nada más verlos, de acelerar tu corazón a la misma velocidad que acelera su motor, y hacerte sentir “eso” que tanto nos gusta de los coches. Este es el Peugeot RCZ, y lo anterior su carta de presentación.

SONY DSC
SONY DSC
 

Hacía muuuuucho que con tan sólo ver el coche aparcado esperándome no me salía una sonrisa tan amplia. Como bien apuntaba Javier Moltó en un artículo, hay coches que no se puede judgar de manera objetiva. Son coches con carácter, con personalidad, y todo eso confluye para darle un valor añadido como es este caso, pero intentaremos hacerlo lo mejor posible.

Comencemos pues con su historia, aunque es más bien corta. Nació con un nombre llamativo, RCZ, cuando el resto de modelos de Peugeot (salvo el iOn y las furgonetas) utilizan números para su designación. Toda una declaración de que estábamos frente a algo distinto, y tanto es así que en realidad el coche nació como un concept para el salón de Frankfurt de 2009, basándose en el Peugeot 308.

Peugeot 308 RCZ Concept se llamaba, y fue todo un éxito tanto a nivel de diseño como de prestaciones. Tanto fue así que se animaron a producirlo en serie tan sólo cambiando la doble salida de escape por una de dos bocas en el lado izquierdo. Se puso a la venta en mayo de 2010, y en tan sólo un año llevaban  la cifra de 30.000 unidades vendidas por todo el mundo. Un éxito que, tras poder probarlo, entiendo perfectamente que se haya ganado.

SONY DSC
SONY DSC
 

Pero no sólo se dedicaron a cambiar el exterior del 308 para darle esta forma, sino que además lo hicieron más vitaminado, creciendo el ancho de vías (54mm delante y 72mm detrás) y rebajando la altura al suelo (20mm delante y 40mm detrás). Que es más ancho que otros coches se nota nada más verlo, pero sobre todo en cuanto aparcas en el garaje, ya os lo digo yo.

Con esto el coche tiene tan sólo una altura de 1359mm, con un ancho de 1845mm y una longitud de 4287mm, y es capaz de albergar a 4 personas en formato 2+2 (o eso pone en la ficha, ya lo descubriréis en la siguiente parte).

Tiene 3 configuraciones de motor, el 1.6 THP con 155CV que puede montar caja manual de 6 velocidades o secuencial automática, el 1.6 THP de 200CV (el que nos ocupa en la prueba) sólo con caja manual de 6 velocidades, o el 2.0 HDI de 160CV y caja manual de 6 velocidades.

SONY DSC
SONY DSC
 

La motorización de nuestra prueba es la 1.6 THP de 200CV, un motor con turbocompresor e inyección directa que entrega su potencia máxima a 6800 RPM, y un par máximo de 275 N/m entre 1700 y 4500 RPM. Alcanza los 237 Km/h y declara el 0-100 Km/h en 7.5″.

Cabe destacar el concept RCZ Hybrid4, que incorpora el sistema diésel híbrido que se puede adquirir en el Peugeot 3008 y próximamente en el 508 RXH. En el eje delantero el 2.0 HDI, y en el trasero un motor eléctrico de 37CV que podrá funcionar en paralelo o por separado.

Se ofrece en un sólo acabado, que se puede ir mejorando gracias a una variedad de extras interesantes. En nuestro caso la configuración de este Peugeot RCZ es bastante completa e interesante, que aunque eleva el precio del coche ayuda mucho a poder usarlo como coche de diario sin problemas.

SONY DSC
SONY DSC
 

Exteriormente llevamos el color Azul Tuanake con los pilares en color aluminio. Las llantas son las Sortilege Mat Blank Onyx de 19″ con una medida de 235/40, y personalmente creo que son las que mejor quedan con diferencia en el coche junto al Azul Tuanake.

En el interior encontramos más extras que los del exterior (pintura metalizada y llantas). Para empezar contamos con los asientos acabados en cuero Gris claro, que incluye ajustes eléctricos del asiento del conductor con memoria para 2 personas y además son calefactados.

Contamos también con navegador integrado y pantalla plegable, alarma antirrobo, pack de sonido firmado por JBL y para acabar, faros de xenón direccionales con sensor de lluvia y luminosidad. Como se puede apreciar, el equipamiento es más que suficiente para poder disfrutar del coche en el día a día con comodidad.

SONY DSC
SONY DSC
 

Con todo esto, el precio base del Peugeot RCZ 1.6 THP de 200CV es de 31.850€, y al sumarle todos los extras se queda en 39.010€, un precio elevado pero acorde al mercado y a lo que ofrece sin duda. En la siguiente parte toca hacer un análisis del exterior e interior. Para saber cómo va todavía os queda esperar un poco más, pero merece la pena.

En FajardoRacing: Peugeot RCZ 1.6 THP 200CV, nacido para disfrutarse (II) | Probamos el Peugeot 508 1.6 e-HDI de 112CV (I) | ¿Quieres probar un Peugeot iOn? Europcar te lo alquila

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
 

4 pensamientos en “Peugeot RCZ 1.6 THP 200CV, nacido para disfrutarse (I)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Peugeot RCZ 1.6 THP 200CV, nacido para disfrutarse (II) | Fajardo-Racing

  3. Pingback: Peugeot RCZ 1.6 THP 200CV, nacido para disfrutarse (III) | Fajardo-Racing

  4. Pingback: Peugeot RCZ 1.6 THP 200CV, nacido para disfrutarse (IIII) | Fajardo-Racing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.