Probamos el Peugeot 508 1.6 e-HDI de 112CV (II)

Tras conocer un poco mejor nuestra unidad de pruebas a nivel de historia y equipamiento, llega el momento de hacer el análisis del exterior e interior del mismo. Tengo que decir que por un lado el coche pasa desapercibido en general, pero a su vez es bastante llamativo y fácil de reconocer.

SONY DSC
SONY DSC
 

Un juego de contrastes que se nota al empezar a fijarte en todas las unidades que veo del Peugeot 508 por la calle circulando o aparcadas tras probarlo. Antes no reparaba en él (tampoco es mi prototipo de coche), pero una vez te fijas en ese frontal que tiene es imposible no reconocerlo y admirarlo. Aunque más que el exterior, lo que me ha gustado ha sido el interior, así que vamos a empezar nuestro análisis.

Quizá lo que más llama la atención de este Peugeot 508 sea el morro. Encontramos una forma distinta a las versiones actuales de la marca (morros más angulosos), con una gran boca de entrada de aire en negro flanqueada por los dos faros, que son estrechos y alargados hacia las aletas delanteras. Los faros antiniebla están muy bien integrados en la carrocería, manteniendo el diseño sin estridencias y dejando que la mirada se fije en esa boca y esos “ojitos” de LED y Xenon.

El capó es bastante liso, pero se podría dividir en 5 partes. La central levanta un poco con respecto a las dos zonas laterales, para acabar en las aletas no a ras de la misma, sino a un escalón intermedio que se genera desde la parte superior de los faros, y que se extiende hasta los faros traseros por todo el lateral. Me encanta esa forma de escalón, dando mayor presencia a los faros y un aspecto más “musculoso” del frontal hasta la trasera.

Encontramos también un pilar A más adelantado de lo normal, dando un perfil más suave de inicio a fin, con los retrovisores colocados a un palmo de donde empieza la puerta. Estos son de tamaño generoso y con intermitentes integrados, pero a mi juicio tienen un buen ángulo muerto.

SONY DSC
SONY DSC
 

Las puertas son de gran tamaño y ligeras, lo que permite entrar y salir del 508 muy fácilmente, o controlar mejor lo que abrimos la puerta si estamos muy pegados a otro vehículo (para no picárselo). Lateralmente tampoco destaca mucho y por eso pasa desapercibido, con unos pasos de rueda sin abultamientos (salvo un pelín en la zona trasera) y un diseño bastante limpio. El pilar B, que componen exteriormente las puertas, está acabado en plástico en vez de ser toda la carrocería gual, lo que evitará que al cerrar la puerta te pueda dar alguna descarga por electricidad estática.

La trasera presenta una forma “cuadrada” con bordes suaves y todo en color de la carrocería (como casi todo el coche, salvo el pilar B y el plástico de la zona de la matrícula trasera), salvo una línea horizontal en aluminio en la parte superior del portón del maletero. Las ópticas comparten parte del estilo de las delanteras (sin marcar tanto), siendo estrechas y extendiéndose hacia las aletas, pero con rasgaduras verticales para luces como los intermitentes. La parte superior del maletero es bastante recta, con un discreto alerón creado por la forma de la propia carrocería. El botón para abrirlo se encuentra en el 0 del logo 508.

SONY DSC
SONY DSC
 

Como anécdota, la primera vez abrí el maletero desde la llave del coche (se sube el portón hasta arriba sólo, bastante cómodo) y me dejé la tarjeta de acceso a mi trabajo dentro de una mochila. Esa misma mañana, tras ir de recoger el coche hasta mi oficina llegué a la barrera del parking y me di cuenta de donde estaba la tarjeta. Al bajarme a abrir el maletero me costó encontrar el botón, ya que está muy bien disimulado, y sólo trasteando pulsando el interior de diversas letras y el 0 pude encontrarlo.

El maletero es bastante grande y la boca de carga, aunque no se levante la luneta, es suficiente para cargar objetos grandes. Salvo un par de huecos en los laterales al principio, la forma es bastante regular. Debajo de la moqueta encontramos una rueda de repuesto de las normales. También posee argollas para enganchar cosas y que no se muevan, así como un soporte para colocar los triángulos reflectantes.

El acceso al interior del Peugeot 508 se puede hacer mediante el sistema de manos libres que incorpora nuestra unidad. Tan sólo con llevar la llave cerca y meter la mano en el tirador el coche se desbloqueará, y para cerrarlo sólo tendremos que tocar las dos líneas que se encuentran en el exterior del tirador con un dedo.

SONY DSC
SONY DSC
 

Lo primero que vemos según abrimos la puerta es un interior muy cuidado, con mucho cuero y poco plástico o zonas duras. Las puertas están forradas en materiales blandos desde el reposabrazos hasta la ventana, y el plástico de la mitad inferior da buena sensación. Lo único malo es que para el tamaño del coche, el hueco para depositar cosas en la puerta no es muy grande, suficiente para muchas cosas, pero las botellas de litro y medio en viajes largos irán muy apretadas.

Todos los asientos se encuentran forrados en cuero gracias al pack extra que lleva, que además incluye ajustes eléctricos y calefacción en ambos asientos delanteros. Es una gozada ahora en invierno ponerlos por la mañana mientras voy al trabajo. Me gusta el detalle de poder extender el asiento para un mejor apoyo de los muslos, lo que hará que te canses menos en viajes largos. El espacio es amplio, tanto en las plazas delanteras como traseras, y aunque 3 ocupantes no viajarán del todo cómodos atrás (debido al reposabrazos central), mal no irán, gracias entre otras cosas al climatizador bi-zona trasero.

SONY DSC
SONY DSC
 

Las puertas traseras se encuentran forradas en cuero también del reposabrazos hacia arriba, ofreciendo un tacto muy agradable, suave y blandito. Cuenta además con  parasol de tela extensible en ambas puertas traseras, así como uno para la luneta trasera. La única pega que le pongo a los asientos traseros es que tienen muy poca sujeción lateral, que junto con el cuero hace que los pasajeros se puedan mover en exceso según la circunstancia.

Ya en la parte delantera, entre los dos asientos, encontramos una consola central que domina la escena. En la parte más retrasada hay un arcón acabado en cuero por arriba (y regulable en profundidad para apoyar el brazo) que se abre pulsando un botón en el lado del conductor, abriéndose hacia el lado del pasajero. Si se abriera hacia atrás sería más cómodo acceder tanto para el conductor como el pasajero, aunque al ser grande se puede meter bien la mano sin problemas y sin mirar. Dentro de este arcón se encuentra una toma de 12V, el USB para el sistema de infotaiment y una entrada auxiliar de audio.

Si seguimos hacia el salpicadero lo primero que encontramos a continuación es la regulación eléctrica de los asientos (de 0 a 3 niveles), seguida por los controles del navegador y sistema de audio. Son bastante directos los controles por lo que no me detendré mucho en ellos, pero no son incómodos de usar ni hace falta mirar tras un poco de trasteo. A los lados encontramos los botones para desactivar la alarma, los sensores de aparcamiento, el ESP y el botón para hacer llamadas de emergencia.

SONY DSC
SONY DSC
 

Lo último que se encuentra en esta consola central es la palanca de cambios, en cuero y coronada por aluminio. Al ser automática sólo tenemos cuatro posiciones: P, N, D y M. Existe un botón S para “cambiar” a modo Sport, que lo único que hace es alargar más las marchas al acelerar antes de cambiar (y no se si hacer los cambios más rápidos, no he podido medirlo bien). La posición manual, aparte de poder cambiarse con la palanca se complementa con unas levas fijas detrás del volante. Toda esta consola central es de plástico liso y suave, bordeado en los cantos laterales con un plástico mate con buen tacto. Justo en la esquina donde sube el salpicadero se encuentra un pequeño hueco con tapa abatible a modo de cenicero o para dejar pequeñas cosas, junto a un mechero.

De esta zona para arriba todo el salpicadero se encuentra forrado en cuero y materiales blandos salvo una tira de plástico a juego con el color de la tapicería, que sirve para delimitar la zona superior del salpicadero del resto. En la consola central encontramos toda la botonería del clima bi-zona delantero y la radio. Muchos botones juntos pero que son fáciles de manejar. Encima de la radio hay dos reposavasos retráctiles que vendrán bien para dejar botellas de agua u otras bebidas medianas, y cerrando la parte central la imponente pantalla del navegador. La calidad de imagen es bastante buena, así como los mapas usados (actuales), que incluso tiene algunos edificios en 3D para orientarse mejor. La guantera es muy espaciosa, y caben perfectamente dos o tres botellas de agua de litro y medio además de la documentación, y cuenta con entrada del aire acondicionado.

SONY DSC
SONY DSC
 

La zona del piloto cuenta con un volante de gran diámetro y la parte inferior un poco recta, un diseño que me gusta frente a los tradicionales redondos. Cuenta con lo que creo son demasiados botones, aunque muchos de ellos no los usaremos nada más que en contadas ocasiones, como son los que se encuentran en la parte inferior. Estos botones controlan el limitador y el regulador de velocidad, y bajando un poco la mano sin soltar el volante se pueden acceder con el pulgar sin problemas.

Las palancas traseras, al tener sensor de lluvia y luminosidad apenas las usaremos, salvo para accionar los intermitentes o el limpia delantero por un par de gotas si os molestan. Tengo que decir que el sonido de los intermitentes y el tacto de las palancas me ha gustado mucho. Sensación de solidez y robustez mezclados con suavidad y un agradable sonido. También detrás del volante se encuentran las levas como hemos mencionado ya, que además son fijas (no giran solidarias con el volante). No las he usado mucho la verdad, al ser un cambio bastante lento y preferir ir más cómodo con el modo automático.

SONY DSC
SONY DSC
 

En el cuadro central encontramos dos diales grandes en ambos lados (velocidad y revoluciones), junto con 3 diales más pequeños en la parte superior (temperatura del aceite, nivel de combustible y temperatura del refrigerante). Debajo de esos tres diales se encuentra la pantalla multifunción, que nos mostrará diversas opciones como la velocidad actual en digital, autonomía, consumo medio, instantáneo, etc. Otro añadido interesante es la mini pantalla proyectada del salpicadero. Al arrancar sale un cristal del salpicadero en el que se proyectan diversos datos. Si sólo conducimos saldrá la velocidad en digital (muy útil para ver la velocidad sin desviar nada la vista), y si tenemos el navegador veremos la siguiente indicación (girar, tomar una salida, etc) junto con los metros restantes, y si tenemos el limitador o el regulador, su respectivo icono con la velocidad marcada. Muy útil la verdad.

A la izquierda del volante tenemos el botón de arranque y parada del motor sin llave (si no tenemos la palanca en posición N y pisamos el freno el coche no arranca, sólo da electricidad al habitáculo o la quita), el freno de estacionamiento mediante botón (si tiras tensas el cable, si aprietas o aceleras con la palanca en D o M se destensa sólo) y los botones para abrir el maletero y el depósito de carburante. Para acabar y mereciendo mención especial, las luces de cortesía que tiene el coche son todas LED, y dan una cantidad de luz increíble.

SONY DSC
SONY DSC
 

El diseño exterior te podrá gustar más o menos, pero el diseño interior está muy cuidado, con buenos materiales y mucha comodidad, con detalles como las luces LED. Quizá lo que no me ha gustado nada del interior es no tener ningún espacio donde poder dejar el móvil y la cartera a simple vista, pero eso pasa por llevar asientos calefactados según he visto en el manual, que quita un portaobjetos en ese mismo hueco. Mucha calidad hemos visto, pero ahora queda comprobar si el confort de rodadura y la comodidad serán también parte de su manera de circular, cosa que veremos en la tercera parte de nuestra prueba.

En FajardoRacing:  Peugeot 508 1.6 e-HDI de 112CV (I) | Probamos el Peugeot 508 1.6 e-HDI de 112CV (III)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

3 pensamientos en “Probamos el Peugeot 508 1.6 e-HDI de 112CV (II)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Probamos el Peugeot 508 1.6 e-HDI de 112CV (I) | Fajardo-Racing

  3. Pingback: Probamos el Peugeot 508 1.6 e-HDI de 112CV (IIII) | Fajardo-Racing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.