Llega el BMW M6, dispuesto a ser el rey

Por fin ha llegado. Tras la presentación de los nuevos modelos de la serie 6 le ha tocado el turno al niño mimado de la serie, el BMW M6. Trae muchas novedades, e intentaremos desglosarlas y analizarlas según lo importantes o interesantes que sean. Así pues, vamos a empezar con un análisis que se prevé largo pero interesante.

 

Se presenta en dos modalidades, coupé y convertible, pero las prestaciones son prácticamente iguales (del convertible un pelín peores por el mayor peso, pero tan pocas diferencias que no son reseñables). Su motor, un V8 de 560CV Twin Scroll Twin Turbo, hará las delicias de todos seguro.

El BMW M6 se trata de un coche deportivo de altas prestaciones, como nos podemos imaginar, y de carácter especialmente exclusivo. Su diseño exterior se ha tratado cuidadosamente para mostrar una línea cuidada y deportiva, algo que se nota bastante (más en la versión coupé). En la versión coupé encontramos un techo de material sintético entremezclado con fibra de carbono, aportando ligereza y resistencia al conjunto. Sus medidas, 4.898 mm de largo por 1.899 mm de ancho, y tan sólo 1.368 mm de alto.

La capota se quita y se pone de manera automática con un botón instalado en el salpicadero del coche, y tarda 19 segundos en descapotar, mientras que 24 en volver a cerrar el techo. También existe (en forma de extra) otra forma para poder realizar este proceso mediante la llave, dejando pulsado un botón. Todo el proceso lo podemos hacer hasta los 40 Km/h. momento en el cual por seguridad se desactiva el sistema.

 

Su corazón, un motor V8 de 4.400 cc con tecnología M TwinPower Turbo, desarrolla una potencia de 560 CV entre 6.000 y 7.000 rpm (teniendo el corte de inyección a 7.200 rpm), con un par máximo de 680 N/m desde las 1.500 rpm.

Con esas cifras de potencia realiza el 0-100 km/h en 4,2 segundos la versión BMW M6 Coupé, mientras que el BMW M6 Cabrio lo hace en 4,3 segundos. El 0-200 km/h (en España no, que es delito) en 12,6 la versión coupé y en  13,1 segundos el modelo cabrio. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h (305 km/h con el M Driver’s Package). Con estos datos presumimos un consumo bastante abultado, pero según el ciclo de pruebas UE homologa 9,9 litros/100 km el BMW M6 Coupé y 10,3 litros/100 km/h el BMW M6 Cabrio, en parte gracias al Star/Stop de serie y a la tecnología derivada directamente de la competición.

Algo que además me ha gustado es la opción de poder cambiar cuanto ruido del motor se filtra en el habitáculo con tan sólo un botón, para poder saber mejor el rendimiento del coche en circuito (o si nos aburrimos de la radio).

 

Este motor viene asociado a una caja de cambios “M” de siete marchas con doble embrague, que cuenta con una palanca selectora de marchas específica para los modelos M, o levas en el nuevo volante M. Tiene 3 posiciones, marcha atrás, D (automática) o S (“manual”), e independientemente del selector se puede configurar la caja de cambios en 3 posiciones: modo eficiente, modo confort o modo deportivo.

Tras la salida de la potencia de la caja de cambios va directa al eje trasero, y gracias a un diferencial M activo con distribución plenamente variable, consigue una tracción mejor que su predecesor. Este diferencial es de los llamados electrónicos, esto es, utiliza el sistema de control de estabilidad para simular el funcionamiento de uno mecánico, con la ventaja de poder cambiar su tarado de forma dinámica y en función de la situación.

 

Ahora hablando del chasis se trata de una versión específica y reforzada, para dar mayor efectividad en curva. Cuenta además con el sistema DDC de serie (control dinámico de la suspensión), que es capaz de regular la dureza automáticamente. Igual que el cambio, permite 3 posiciones de conducción, acrecentando el confort o la deportividad según queramos.

La dirección hidráulica M Servotronic de piñón y cremallera permite un control más preciso a la vez que consigue transmitir más al conductor sobre lo que el coche está haciendo. Además es variable, por lo que irá ganando dureza con la velocidad y siendo más suave y menos directa según circulamos más despacio. Como todo lo anterior, posee también 3 modos de funcionamiento.

 

También la respuesta del motor y otros sistemas electrónicos son susceptibles de cambiar según uno de esos 3 modos de conducción que elijamos, siendo más o menos permisivos en el ABS o control de estabilidad por ejemplo, o dando una reacción más viva o más suave del pedal del acelerador. Existe además opción de desactivar algunas de estas ayudas, así como un modo M Dynamic Mode, que desboca al BMW M6 y deja explotar todo su potencial antes de que los controles electrónicos entren en acción.

Toda la potencia se transmite al asfalto mediante unas gomas de tamaño 265/40 R19 delante y 295/35 R19 detrás (con opción de 20″ y obligatorio con el kit de frenos carbocerámicos). Y hablando de los frenos de serie, metálicos, tienen  un tamaño de 400 mm delante (y una pinza con 6 pistones), y detrás son de 396 mm, ventilados en ambos casos.

 

Existe como opción y junto a las llantas de 20″, unos frenos de compuesto carbocerámico, (de 410 mm delante) que ofrecen mejore resistencia al fading y al desgaste en general, mientras que ofrecen una menor masa suspendida (19.5 Kg menos). Una vez calientes seguro que frenan mejor que ninguno pero… ¿y por autopista qué tal responderán estando fríos?

Con eso cubrimos gran parte de la mecánica, pero el equipamiento de serie y opcional no se queda atrás: asientos deportivos exclusivos de M con cinturones de seguridad integrados, molduras interiores de fibra de carbono exclusivas en el habitáculo, faros con luces autoadaptables con tecnología LED de serie, asistente de activación y desactivación de las luces de carretera, sistema de visión nocturna BMW Night Vision con capacidad de detección de personas, sistema de aviso de salida de trayecto, sistema de advertencia de cambio de carril, cámara trasera vista panorámica Surround View, información sobre límites de velocidad Speed Limit Info, etc.

Si estás interesado en más detalles sobre el equipamiento puedes configurarte tu propio BMW M6 y descubrirlos, no te defraudarán.

Prestaciones, consumo y emisiones:

BMW M6 Coupé:
Aceleración [0 – 100 km/h]: 4,2 segundos.
Aceleración (0 – 200 km/h): 12,6 segundos.
Velocidad máxima: 250 km/h (305 km/h con M Driver’s Package).
Consumo promedio: 9,9 litros/100 kilómetros.
Emisiones de CO2: 232 g/km.
Precio: desde 130.550 €

BMW M6 Cabrio:
Aceleración [0 – 100 km/h]: 4,3 segundos.
Aceleración (0 – 200 km/h): 13,1 segundos.
Velocidad máxima: 250 km/h (305 km/h con M Driver’s Package).
Consumo promedio: 10,3 litros/100 kilómetros.
Emisiones de CO2: 239 g/km.
Precio: desde 140.500 €

En FajardoRacing: Nuevo BMW Serie 6 Gran Coupé, la nueva joya de la casa germana | Nuevos modelos M para BMW, los veremos en el salón de Ginebra | Un buen vídeo del BMW M5 para alegrarte la mañana

Un pensamiento en “Llega el BMW M6, dispuesto a ser el rey

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.