Probamos el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105CV Bluemotion (II)

Volvemos con esta segunda entrega de la prueba del Volkswagen Passat. Ya os dimos unos cuantos jugosos datos sobre esta unidad en la primera parte, y ahora vamos a centrarnos en el aspecto exterior e interior, haciendo hincapié en las cosas que consideramos más importantes en un coche tan familiar como éste.

SONY DSC
SONY DSC
 

Dentro del análisis del interior vamos a valorar algunas funciones del sistema multimedia, aunque se podrían incluir tanto en esta parte como en el análisis dinámico del coche, ya que la información que podemos obtener puede ser variable según el conductor, algo muy interesante si usa más de una persona el coche, pero lo leeremos luego. Ahora empecemos con el exterior.

Exterior robusto y cuidado

Quizá lo que más destaca de la línea exterior del Passat sean sus ángulos y su figura encuadrada y robusta. En el frontal encontramos el morro dividido en tres partes claramente marcadas, con una parrilla y bajos muy lineales, junto con unas ópticas que marcan los ángulos de cada cambio en su contorno. Personalmente me gustan ese tipo de diseños  muy simétricos y muy marcados, pero que son capaces de mezclar esos ángulos sin dar la sensación de volver al siglo pasado.

En el capó tenemos dos líneas rectas que nos conducen desde las ópticas hasta los pilares, dejando una zona central muy lisa y curvada que llega hasta un parabrisas amplio, para continuar con toda la mitad superior del vehículo en contornos suaves hasta llegar a la zaga. Por el contrario, en los laterales una línea muy marcada nos conduce, al igual que en el capó, de las ópticas delanteras a las traseras, con unos pasos de rueda marcados pero desplegándose en una forma suave.

SONY DSC
SONY DSC
 

A juego tenemos unos retrovisores que siguen la estética pero que cuentan con una buena visibilidad desde la posición del conductor, y que integran los intermitentes. Este detalle también me gusta en un coche, aunque en caso de rotura del retrovisor te cuesta más arreglarlo. Algunos modelos cuentan con techo solar, pero no es este el caso.

La trasera sigue esta línea aunque hace algunas concesiones más que el frontal, como por ejemplo en el parachoques trasero, algo más redondeado. La apertura del maletero se esconde en el propio logo, dejando una trasera más limpia. Al abrirlo  descubrimos sus 565 litros y su boca de carga “estrecha” al no levantarse también la luneta trasera, algo que prefiero en este tipo de modelos. Cierra la trasera un escape sencillo pero aparente, algo que se descuida mucho en otros modelos y que no cuesta demasiado de cara a una mejor imagen exterior.

SONY DSC
SONY DSC
 

Al abrir el maletero nos encontramos un par de detalles interesantes. Uno de ellos son dos colgadores retráctiles situados en el techo del maletero, justo en el borde exterior, donde podremos colgar camisas, chaquetas o las bolsas de la compra para que no vayan moviéndose de un lado a otro. Otro es la apertura de emergencia desde el interior, ya que no hay forma de poder pasar al habitáculo y no queda otra que salir por donde has entrado.

Interior de calidad

Dentro encontramos un acabado muy bueno, con unas juntas muy bien hechas, buenos materiales y pocos plásticos. En las plazas traseras tenemos espacio suficiente para dos adultos, con una altura al techo suficiente para personas de hasta 1.90m, y una distancia al asiento delantero suficiente para no tener que tocar con las rodillas al de delante.

SONY DSC
SONY DSC
 

Los asientos hacen una pequeña muesca, tanto en la banqueta como en el respaldo, lo que ayuda a una mejor sujeción lateral (pero no es nada espectacular), con una tapicería de dos materiales, una tela para la parte central tanto de banqueta como de respaldo, y luego para el resto del asiento un material más suave que lo hace muy agradable al tacto.

En el centro de la banqueta trasera encontramos un apoyabrazos con soporte para bebidas; además también es un porta esquís, o una manera rápida de acceder al maletero a por algo pequeño (recordemos que los asientos no son abatibles). En las puertas encontramos todo recubierto de plásticos lisos salvo en el reposabrazos, que está tapizado. Algunos de esos plásticos son con imitación a aluminio, como el tirador. Aunque los ajustes y el acabado es sólido, siguen siendo plásticos, pero no desfavorece mucho el conjunto.

SONY DSC
SONY DSC
 

Las puertas delanteras, sin embargo, tienen un mejor acabado general. Pecan de seguir usando muchos plásticos, pero el acabado sigue siendo bueno y sólido. Además, caben botellas de litro y medio por ejemplo, algo que no en todos es así (ideal para viajes largos). Todos los controles de elevalunas y retrovisores son eléctricos (como no podía ser de otra forma).

En los asientos delanteros tenemos el mismo tapizado que en los traseros; tela para la parte central y una más suave para los laterales. Los ajustes para el asiento son eléctricos, dando un plus de comodidad y un ajuste más fino a aspectos como la distancia de la banqueta al suelo y a los pedales.

SONY DSC
SONY DSC
 

El salpicadero tiene una acabado bastante bueno, mejor que las puertas, sobretodo la mitad superior y la consola central. Encontramos multitud de huecos donde dejar cosas, como por ejemplo un reposabrazos central con porta objetos, y justo delante un hueco para poder poner dos bebidas, dejar el móvil o la cartera y además poder cubrirlo con una tapa corrediza.

En una buena posición encontramos la palanca de cambios rodeada de diversos botones. Uno de ellos es el freno de mano, muy cómodo, pero prefiero de los de toda la vida (¡que se pueden usar en marcha!). Otros son para activar/desactivar el Park Assist, los sensores de aparcamiento, el auto-hold (para las cuestas), el detector de cambios de presión en los neumáticos (sin sensor en la rueda, sólo comparando la velocidad de giro) o el control de tracción.

SONY DSC
SONY DSC
 

Delante de la palanca hay otro mini hueco con una toma de 12v y un pequeño hueco para dejar llaves por ejemplo, también con tapa. Los materiales usados en esta zona son plásticos suaves o telas blanditas, salvo en la palanca que tiene un buen acabado. En la parte baja de la consola central está el control del clima bizona, y encima anda lo más interesante, la pantalla multifunción (y táctil) con controles de la radio y del navegador. Ya hablaremos de esto en la última parte.

Todo el salpicadero, al menos en su parte superior, es suave y con un tacto blandito salvo en el plástico imitación a aluminio que lo divide. El volante, con un diseño de tres radios, es bastante ergonómico y cómodo, aunque la botonería no me termina de gustar, demasiado pequeños aunque funcionan bien. Es regulable en altura y profundidad.

SONY DSC
SONY DSC
 

El cuadro de mandos es bastante claro, con una pantalla multifunción a color en el medio y de un buen tamaño. Por ella podremos ver los distintos menús y configuraciones. Una cosa que me ha encantado de este coche es que, si tenemos dos llaves, cada una podrá tener su propia configuración. Esto es, por ejemplo, que un propietario puede tener el coche en inglés, con el consumo en galones, y otro en español con la configuración que más desee. Tan sólo tendrán que usar su llave para cambiar de un modo a otro.

En general el coche tiene un diseño exterior que creo que gustará, mientras que al interior le doy un notable raspado. Seguro que otros acabados superiores ofrecen mayor calidad, aunque ésta es suficiente para un coche familiar “de combate”, que luego los niños lo pondrán todo perdido. En la próxima parte analizaremos el comportamiento del coche en carretera y ciudad, así como su motor, sus consumos y demás aspectos del uso del mismo.

En FajardoRacing: Probamos el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105CV Bluemotion (I) | Probamos el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105CV Bluemotion (III)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Un pensamiento en “Probamos el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105CV Bluemotion (II)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.