Probamos el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105CV Bluemotion (I)

Hoy os traemos la primera parte de un tipo de prueba que esperamos sea bastante habitual por estos lares a partir de ahora. Se trata de probar coches no sólo de competición (o lo que tenga cuatro ruedas, un volante y pedales), sino de probar los modelos más exitosos del mercado y contaros nuestras experiencias y opiniones, para que podáis valorar con más información (y a veces conocer modelos nuevos) la adquisición de vuestro próximo vehículo.

SONY DSC
SONY DSC
 

Frente a esta nueva prueba tenemos un nuevo reto, diseñar un formato para las pruebas que os resulte interesante y sea útil. La idea de momento es dividir las pruebas en cuatro partes. En esta primera parte contaremos un poco de la historia del modelo y os contaremos todos los datos técnicos del coche, el acabado y los extras. En la segunda parte analizaremos tanto el exterior como el interior del vehículo, para pasar en la tercera parte a contaros todos sobre la dinámica, confort, maniobrabilidad y demás, para terminar en una cuarta parte que analizará el conjunto, otorgándole una nota sobre 10 dentro de su categoría y comparándolo con sus rivales más directos. Esperamos que os gusten, así que vamos a darle al tema sobre el modelo que nos atañe hoy, el Volkswagen Passat.

En esta ocasión, como ya he mencionado, tenemos el gusto de probar el Volkswagen Passat 1.6 TDI Bluemotion de 105CV en acabado Advance. Esta es la “séptima generación” (más bien la sexta con un nuevo lavado de cara) de la exitosa berlina de la marca alemana. Este nuevo diseño se empezó a vender en el 2010 y de momento aguanta el tirón muy bien frente a sus hermanos el Volkswagen EOS y el Jetta.

Un poco de historia…

Era 1973 cuando por primera vez llegara al mercado este modelo de la marca alemana, con la idea de reemplazar a los ya vetustos Type 3 y Type 4. Con un diseño exterior creado por Giugiaro y una adaptación rápida del Audi 80 a nivel mecánico nació el Volkswagen Passat. En aquel entonces reinaban los motores gasolina, aunque este primer modelo contaba con dos motores gasolina; uno de 1.3 litros de 54CV, 4 cilindros en línea y un sólo árbol de levas, y otro de 1.5 litros, 74 u 84CV (dependiendo del año).

A los pocos años llegó heredado del Golf el motor 1.5 diésel atmosférico de 49CV. Mucho ha llovido desde entonces, puesto que ahora con casi el mismo motor (y un turbo de por medio) tenemos más del doble de potencia, mucho menos consumo y mucha menos concentración de contaminantes.

SONY DSC
SONY DSC
 

El fin de esta primera generación llegó en 1981, dando paso a la segunda generación, que perduró hasta 1988. La tercera generación (y cuarta, aunque es un restile) es quizá de las que más se recuerdan a nivel de diseño, con su diseño ya más redondeado y un frontal que perduraría en diseño hasta la sexta generación ya en 2005.

En esta sexta generación el diseño cambió (para bien en mi opinión), pero seguía manteniendo la filosofía de años anteriores. Esta vez con el rediseño para esta séptima generación el cambio ha sido más grande, con un nuevo diseño frontal que rompe un poco con todo lo anterior, pero que se ha convertido en la nueva imagen de la marca en todos sus modelos.

El Volkswagen Passat en datos

Parte de la información ya la conocemos. Se trata del Volkswagen Passat con motor 1.6 TDI de 105CV. Este motor tiene un par máximo de 250 N/m entre 1500 y 2500 RPM, con lo que es fácil de conducir a bajas vueltas. Los 105CV los da a 4400 RPM, aunque es raro estirar tanto las marchas. Este motor viene asociado de serie a una caja de cambios manual de 6 velocidades y un depósito de combustible de 70 litros.

Exteriormente tiene un tamaño de 4874mm de largo por 2062mm de ancho y 1470mm de alto, con una batalla de 2712mm. El maletero es más grande que un día sin pan, 565 litros sin abatir los asientos traseros. Sin embargo, el portón trasero no levanta consigo la luneta trasera, con lo que la boca de carga, aunque suficiente para la mayoría de objetos, puede quedarse pequeña para ciertos aspectos como puede ser acudir al Ikea a por muebles grandes.

SONY DSC
SONY DSC
 

Pesa de serie 1499 Kg, y cuenta con unos neumáticos de tamaño 215/55 R16, con unos discos de frenos ventilados delanteros de 312mm y unos discos macizos detrás de 282mm. La dirección es completamente eléctrica (y tanto, como que funciona sola como veréis más abajo), y el coche tiene un radio de giro entre paredes de 11.4 m.

Cuenta con el sistema multimedia y de navegación integrado con pantalla táctil multifunción en el centro del salpicadero, un sistema que avanzamos es muy interesante. Incluye también sensores de aparcamiento y el sistema automático Park Assist, del cual hemos grabado un vídeo explicando cómo funciona mientras aparcamos.

Este es en resumen el Volkswagen Passat que vamos a probar. En la siguiente parte os detallaremos todo lo que hemos visto tanto de su exterior como de su interior. Los puntos fuertes y débiles de un coche pensado principalmente para la familia y para viajar cómodo, sin prisas. Esperamos que os guste.

En FajardoRacing: Probamos el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105CV Bluemotion (II) | Probamos el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105CV Bluemotion (III) | Volkswagen e-Bugster, el Bettle convertido en speedster 100% eléctrico

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

3 pensamientos en “Probamos el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105CV Bluemotion (I)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Probamos el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105CV Bluemotion (III) | Fajardo-Racing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.