¿Siempre quisiste tener un coche deportivo?

¿Quién no ha soñado alguna vez con tener un deportivo en su garaje? O varios, que soñar es gratis. Sin embargo, este tipo de coches, lejos de ser gratis, son lo suficientemente caros como para estar al alcance de solo unos pocos privilegiados. ¿O quizás no?

Si echamos una ojeada al mercado actual podemos encontrar coches deportivos por una módica cantidad de dinero. En el escalón más bajo podríamos estar hablando por ejemplo de un Renault Twingo RS o un Abarth 500 respectivamente. Si desembolsamos los 15.330€ ó 18.500€ (el toque de exclusividad del Abarth se nota en la factura) que cuestan respectivamente tendremos a cambio dos coches “pequeños pero matones”. Los dos cuentan con unos 135CV y alrededor de 1000Kg de peso, por lo que sus prestaciones son bastante dignas: un 0-100Km/h en 8.7 s por parte del Twingo y de 7.9 s en el caso del Abarth –el turbo se deja notar- y unas velocidades máximas en ambos casos ligeramente superiores a los 200 Km/h.

Bien, ninguno de los coches está nada mal, sin embargo, creo que aunque puede que alguna vez hayan sido protagonistas de nuestros sueños, no han sido los más habituales. ¿Opciones? Descartada la lotería nos queda viajar en el tiempo… Por menos dinero del que cuestan los 2 modelos  anteriores podemos encontrar deportivos de antaño que, sin embargo, son perfectamente válidos.

Para abrir boca podemos empezar con algo casi actual:

Alfa Romeo 147 GTA

Creo que no hay mucho que decir sobre este coche, pero aún así, te refrescaré la memoria. El Alfa Romeo 147 GTA fue la versión más deportiva de la gama 147. Montaba un motor 3.2 V6 que desarrollaba 250CV. Sus prestaciones, 0-100Km/h en 6.3 s y una velocidad máxima de 247 Km/h. Tuvo dos series o ediciones. La segunda salió a la vez que la primera versión con cambio Selespeed y contaba con unos discos de freno más grandes y llantas de 18” de serie. Si te animas a ir a por uno los puedes encontrar por entre 9.000€ y 15.000€.

Tampoco te olvides, más o menos por el mismo dinero, del Audi S3 1.8T o el Seat León Cupra R 1.8T ambos modelos con 225CV y tracción total en el caso del Audi. Puedes probar también con la primera versión del Ford Focus RS, que con sus 215CV, un turbo chapado a la antigua y un diferencial autoblocante de serie era de lo más radical que se podía encontrar. Y, por supuesto, no podía faltar a la fiesta el primer Volkswagen Golf R32, que contaba con tracción total y un motor 3.2 V6 de 241CV.

Cualquiera de estos coches podría saciar tus necesidades deportivas, pero, como siempre, queremos más… y a ser posible, por menos.

BMW M3 E36

Pues dicho y hecho, por menos dinero podemos encontrar ejemplares del BMW M3 E36. De este modelo se fabricaron dos versiones, la primera con un motor 3.0 de 286CV y una segunda con 321CV. Además, al final de su vida recibió la primera versión del cambio SMG. En cuanto a tipo de carrocerías, estaba disponible en versión coupé, cabrio y berlina. Sus prestaciones, a la altura de lo esperado, una aceleración de 0-100Km/h en 6 s. (5.4 s la versión más potente) y una velocidad limitada electrónicamente a 250Km/h. Este modelo lo puedes encontrar desde poco más de 6.000€ hasta más o menos el doble, unos 12.000€. Y por menos de 15.000€ puedes encontrar incluso algún M3 E46 (3.2L 343CV).

Si te preocupa el espacio y te gusta viajar holgado, no te preocupes, sin cambiar de marca y por más o menos los mismos precios te puedes hacer con un BMW M5 E34, que con un motor 3.6L y 315 CV no te dejará tampoco indiferente. Si te parece poco BMW ya pensó en ti e hizo una versión de 3.8L y 340CV. ¿Suficiente?, ¿no? ¿Qué tal un BMW M5 E39? Lleva un motor 5.0 V8 que desarrolla 400CV de potencia y todo a partir de 8.000€… la mitad que el Twingo RS (¿todavía te acuerdas de él?).

También puedes probar con algo más “exótico” como un Mitsubishi 3000GT (286CV) o bien subiendo un poco el caché (en lo que a dinero se refiere) puedes hacerte con un Audi RS2 (315CV) o el más reciente Audi RS4 biturbo (380CV), su sucesor directo, y que como su “progenitor” solo estaba disponible en versión familiar (ranchera). Si elegiste el M5 por el espacio tal vez te interese un Audi RS6 (450CV) o si prefieres un poquito menos de radicalidad un Audi S6 a secas (340CV). Si prefieres la marca de la estrella prueba con un Mercedes C36 AMG (280CV) o un Mercedes C43 AMG (306CV). ¿Quieres un deportivo que no derive de ninguna berlina? ¿Qué tal un Mercedes SLK 32 AMG de 354CV?

Ninguno de estos modelos está nada mal, ¿verdad? pero… ¿y si el cuerpo te pide un puntito más de exclusividad?

Chevrolet Corvette

Este coche, a mi modo de ver, no necesita presentación. Si indagas un poco verás que por precios inferiores a los 18.500€ del Abarth 500 la oferta es variada. Encontrarás varias versiones, incluso el Corvette C5 de 344CV y que se fabricó hasta el 2004. ¿Qué prestaciones tiene? Alcanza los 100Km/h en unos 5 s (0-60 mph 4.8 s) y alcanza los 277Km/h de velocidad máxima. El motor es un V8 de 5.7 litros, así que por el consumo mejor no preguntes.

Si quieres algo europeo puedes probar con un Porsche 928 (los hay por menos de 10.000€) y seguirás teniendo un V8 con más de 300CV. Si prefieres el estilo Italiano quizás te guste el Maserati Ghibli con potencias desde 280 hasta 306CV extraídas de un motor 2.0 turbo. Bajando un poco el nivel de potencia/prestaciones podemos encontrar modelos como el Porsche 944 Turbo (220-250CV) o algo más reciente como un Boxster. En el límite del presupuesto (18.500€) puedes encontrar algún Porsche 911 Carrera (996) de 300CV y alrededor de los 20.000€ encontrarás más de uno… se pasan un poco pero por un 911 quizás merezca la pena.

En definitiva, por un precio de coche “popular” puedes hacerte con un auténtico deportivo. Eso sí, no hay que olvidar que estos coches eran coches desde caros hasta muy caros, y su mantenimiento suele ir acorde con su precio. Igualmente ocurre con el consumo, que suele ser elevado en la mayor parte de los casos. Tampoco hay que olvidar que se trata de coches usados por lo que no estarán perfectos por  lo que necesitarán reparaciones de menor o mayor índole, o simplemente puede que en pocos kilómetros haya que sustituir ciertas partes del coche por desgaste. Otro problema, dependiendo de la marca (o del modelo) pueden ser encontrar los recambios.

 En fin, al menos  tener un deportivo en el garaje resulta más asequible de lo que en principio pudiera parecer (más asequible no es lo mismo que barato). Para despedirme te dejo una pregunta: tú, ¿ qué “deportivo asequible” te comprarías?

En FajardoRacing: Nuevo artículo publicado en Diariomotor: Especial coches de Tokyo | Otro año, otro curso Drivex (2010) Parte 2 | Prueba del Ferrari 430 Scuderia

4 pensamientos en “¿Siempre quisiste tener un coche deportivo?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Un lapsus lo del los Type R, sobre todo el Civic Type R que fue un duro rival de todos los compactos que he mencionado.

    Tampoco nombré el Mazda 3 MPS o echando la vista atrás el Lancia Delta Integrale, el Ford Sierra Cosworth…

    De todas formas la pregunta no se limita a los coches del artículo, así que ¡gracias por tu aportación!

  3. Pingback: Ford ofrecerá un modelo holográfico 3D a sus nuevos clientes del B-Max | Fajardo-Racing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.