Un ejemplo de porqué no hay que dejar conducir a ciertas personas

No estoy en contra de prohibir conducir a la gente por sexo, raza, edad o condición, eso para empezar, pero sí estoy a favor de prohibir conducir a los que no tienen habilidad suficiente (y no hablo de saber circular), y con habilidad suficiente me refiero a saber mantenerse en su carril , que ya es algo que veo por las mañanas que le cuesta a mucha gente.

Hoy el ejemplo lo tenemos con esa señora de Tejas, que debe ser que no encontraba aparcamiento y decidió dejar su Dodge Neon en la piscina. La versión oficial es que esta señora se tuvo que subir al coche por el lado del pasajero al no entrar por la puerta del copiloto (alguien había aparcado demasiado cerca. De ese tema ya me ocuparé más adelante), y al pasarse al lado del piloto o bien giró la llave o engranó una marcha… y de camino a la piscina le endiñó un golpe a un Toyota Celica que andaba por allí. ¿Alguno se cree esa versión?

Yo ni de coña. Un coche automático no quita el freno de mano si no pisas el freno, y ya sería arrancar el coche, meter una marcha, pisar el freno, quitar el freno de mano y acelerar… todo ello sin darse cuenta. Yo no he probado, pero no creo que un coche al ralentí con la primera puesta sea capaz de arrancar así una valla de ese tamaño y peso como si nada. Vamos que iba dándole al acelerador si o si. Encima la señora se lo toma a cachondeo y dice que eso no le va a amargar el día. Al menos tuvo suerte y gracias a unas sillas que se llevó por delante y se quedaron debajo del coche no se hundió más y no se ahogó.

Lo dicho… a algunas personas no habría que dejarlas conducir, por la seguridad de todos.

Un pensamiento en “Un ejemplo de porqué no hay que dejar conducir a ciertas personas

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.