Clasificado para la segunda fase de la selección de pilotos organizada por Fórmula GT

Como ya conté en un post hace una semana, iba a participar en una selección de pilotos para correr las 24 horas de Montmeló. La prueba consistió en conducir un Porsche boxster cup de 260 cv, un bicho de competición bastante noble y que conserva algunas de las piezas de serie, como el cambio.

SONY DSC

SONY DSC

 

Por suerte no es la primera vez ni que puedo rodar en el Jarama ni que he participado en una selección, aunque nunca he podido correr salvo con karts de alquiler. Aún así, saberse el circuito es una gran ventaja,pero después de ver el montaje en el circuito tampoco hacía falta para hacerlo bien.

A eso de las 9 menos veinte ya andaba por el circuito ya que a las 9 iba a empezar el “fregao” y es mejor estar con suficiente antelación. El primer paso, aparte de rellenar y firmar la hoja de inscripción, consistió en un briefing sobre la selección. En él nos explicaban un poco lo que se buscaba con la prueba en esta primera fase, más técnica que velocidad, junto con algunos consejos y avisos sobre el coche y el circuito.

Después del briefing nos fueron llamando por nombre para darnos la acreditación con nuestro número de participante, y a mi me tocó ser el número 4, con baja del tercero incluida. Habiendo 6 Porsche boxster cup y siendo el “tercero” me iba a tocar rodar con ruedas frías… lo mejor para ir apretando al coche si señor…

SONY DSC

SONY DSC

 

A los 3 primeros nos subieron a un Mitsubishi Evo X con un monitor que nos fue explicando el circuito y los conos que habían puesto para las pruebas. En las frenadas se indicaban 3 puntos distintos: con 3 conos hay que levantar el pié del acelerador, con 2 frenar, y al llegar a un cono es el punto de giro. A su vez, en el punto de giro la trazada venía delimitada por un hueco entre 2 conos y el resto de la pista cortada por conos tumbados apuntando al hueco donde pasar.

Viendo la disposición de los conos durante la vuelta con el monitor se ve que la trazada que quieren que hagas es la de carreras, pero dejando mucho hueco para levantar y frenar antes de llegar a las curvas. Tener que soltar el acelerador a tomar por saco y frenar idem no significa que haya que pasar despacio por curva, así que ese iba a ser el planteamiento para la prueba, aparte de ir fino, ser suave, dar gas progresivamente y de una sola vez, aprovechar todo el asfalto, etc. La verdad es que el Jarama es un circuito que no perdona un error, y hay que andarse con mil ojos y ser muy bueno técnicamente para ir rápido. Casi diría que si eres rápido en el Jarama lo eres en cualquier otro circuito.

Al acabar la vuelta y tras unas pocas preguntas para la ficha de cada participante tocaba enfundarse el Arai y subirse al Porsche boxster cup, aunque en mi caso fue más bien al revés. El acceso al coche es, como siempre en estos modelos de competición, un ejercicio de contorsionismo. El interior pelado de cualquier elemento superfluo, pero manteniendo partes del coche original como el cambio, los pedales o el cuadro.

Una vez con el culo prieto, los arneses bien apretados y el asiento regulado arranco el coche y un estruendo llena la cabina. Otros de los Porsche boxster cup suenan menos (o eso parecía) mientras que un par se hacen notar, como este. Con todo preparado es el momento de meter primera y enfilar por el pit lane.

Sobre el coche tampoco puedo valorarlo en su justa medida, ya que no se dejaba pisarle mucho (pero sí lo suficiente en algunas partes). Es un coche bastante predecible y algo morrero con las ruedas frías, con un embrague muy alto y unos pedales como los de calle, por lo que el tacto era igual al que puedes tener en otros coches de calle.

Cómo no pude poner la goPro al tratarse de una selección, os voy a contar cómo sentí el coche y cómo iba haciendo cada parte de la prueba. Empezando por la salida del pit lane, hice un cambio rápido de segunda a tercera y el monitor me dijo que cambiara más despacio, señal de que no iba a contar tanto la velocidad como otras cosas. Ya enfilando a la segunda curva acelero a fondo, y al llegar a los conos el monitor me dice que levante, mientras voy haciendo caso, aunque me aprece demasiado despacio para el límite que tiene este coche.

En otras curvas, por ejemplo en la siguiente, Lemans, levanto y empiezo a frenar más o menos por donde me indica el monitor y los conos, intentando ajustar la velocidad para tomar la curva a un ritmo que considero más de carreras, y en la entrada se nota algo morrerillo como ya dije con rueda fría, mientras que en la salida al estar idem los neumáticos y dar gas tuve que contravolantear un poquito (el coche es muy noble y casi se colocó él solo), pero ya no volvió a pasar en las 3 vueltas.

Durante esta primera curva yo andaba un poco extrañado por dar tanto espacio para las frenadas, pero a cada curva que iba pasando iba cumpliendo cada vez más a rajatabla todo lo que me indicaba el monitor. Al fin y al cabo lo que hay que hacer es adaptarse a la situación y analizarla, y durante la primera vuelta lo que vi es que no se buscaba velocidad, sino (creo) ir fino, saber trazar, saber tomar la curva a buena velocidad y saber dar gas, y todo ello siguiendo unas ordenes que tendrán su razón de ser, algo que creo muy importante en una carrera de resistencia.

Con esto se fueron pasando las 3 vueltas mientras los 260 cv se dejaban notar con un buen estruendo, haciendo intuitivo el cambio de marcha. El cambio tiene unos recorridos muy largos y es algo lenta, pero a cambio las marchas entran suaves. También el punta tacón es fácil de hacer, aunque al estar el embrague tan arriba cuesta un poco soltar tanto pedal las primeras veces, pero creo que luego todos mis cambios fueron bastante suaves.

SONY DSC

SONY DSC

 

Con esto completé mis 3 vueltas al Jarama con el Porsche boxster cup, y después tuve la suerte de poder montarme en un Subaru Impreza STI de esta última generación y charlar un rato con Óscar Nogués, un grande en esto de los Clios. Ya puestos diré que me gustó más como iba el STI de la anterior generación que probé durante un curso de Drivex, pero en ese caso el coche iba con preparación de Grupo N y slicks… así que agarraba aquello que era una barbaridad.

En este caso la prueba con el STI era un segundo filtro para la selección (o eso creo, ya que fui el primero y único que vi montarse a ese coche en todo el rato que estuve, que no fue mucho porque tenía que irme a trabajar), y que el Porsche boxster cup era un primer filtro. En el STI se puede ver la adaptación entre un coche y otro, siendo bastante distintos, y sinceramente, al STI se le podía dar más caña que al boxster pero respetando cosas como levantar el pie y frenar.

También viendo a los seleccionados se ve que han optado por buscar gente sin experiencia, cosa que agradezco (y creo que todos los seleccionados), ya que competir con gente que tiene el culo pelado de rodar no es siempre justo, y aunque puede haber gente sin experiencia que sea mejor que los pilotos actuales ellos tienen algo que nosotros no, práctica. Pero bueno, ellos no creo que piensen que ha sido justo, y también tienen razón.

Desde aquí dar las gracias a Fórmula GT por la oportunidad que me van a dar a finales de semana para poder correr las 24 horas de Montmeló, y ya os digo que aunque algunos de los rivales son muy buenos yo voy a dar todo, tanto físicamente como mentalmente (hay que ser listo, adaptarse, analizar las situaciones y las soluciones).

Espero poder deciros dentro de una semana que voy a participar en las 24 horas de Montmeló, y si no es así os contaré qué se siente al conducir un Clio Cup.

Imágenes: FajardoRacing | Fórmula GT

2 pensamientos en “Clasificado para la segunda fase de la selección de pilotos organizada por Fórmula GT

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Fase final de la selección de pilotos para las 24h de Montmeló, el resumen | Fajardo-Racing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.