4 horas de Kartpetania: altibajos, estrategias arriesgadas y un final digno

Este domingo tuvo lugar en el circuito de Karpetania la carrera de resistencia organizada por el CKM. En principio se iba a correr con los Sodi RX250 que tiene Powerkart, pero a última hora esto no pudo ser posible y se cambiaron por los del propio circuito, con lo que la carrera sería como la que ya disputamos Miguel Ángel Barbado y yo en Diciembre (y Jorge, pero en la competencia).

Sabiendo esto se podía jugar un poco más con la estrategia de la carrera, junto con el reglamento de la prueba. En Diciembre se corría por stint 20 minutos más 1 de tolerancia. Este año eran también 20 minutos pero con 2 de tolerancia. Eso, y sabiendo que el kart dura más de 40 minutos nos permitía plantear una estrategia de carrera muy arriesgada pero que si nos salía bien nos iba a permitir ganar mucho tiempo.

Entre pitos y flautas en vez de empezar la clasificación a las 10 de la mañana empezamos a las 11:30, por lo que se preveía que acabaríamos bastante tarde. Nos armamos de paciencia y nos dimos una vuelta por el circuito el equipo completo: Jorge Pérez, Carlos Garzón, Miguel Ángel Barbado y yo como pilotos, y de Team Manager teníamos a Javier Ranz, jefe del puesto 13 del Jarama, cronometrador oficial de la RFEDA y amigo, que nos ayudó durante toda la carrera a llevar el control de los tiempos de pilotaje, la estrategia y cualquier cosa que hubiera que decidir.

El sorteo de los karts fue cuanto menos curioso. Un trofeo con forma de copa en el que se pusieron unas bolitas de un mini bingo dentro para sacarlas. Hasta aquí no habría problema, si no fuera porque no se tapaban las bolas, y la persona de cada equipo que iba a sacar una bola podía mirar tranquilamente a ver cual quería sacar. Nosotros como sacamos los últimos lo tuvimos fácil para decidir.

Ya con los karts decididos y la estrategia para clasificación preparada empezó la clasificación. Para ir empezando fuerte el primero en subirse fue Jorge. En sus 10 minutos consiguió colocarse segundo con un tiempo de 58.0. El segundo en rodar fue Carlos, que el día anterior había conseguido pegarnos una paliza en los tiempos cuando fuimos a entrenar. Su mejor vuelta creo que fue un 58.2, y empezamos a pensar que el kart no iba muy bien.

Para ese momento ya estábamos quintos. El siguiente en subir fui yo, pero viendo los tiempos que habían hecho Jorge y Carlos, y teniendo en cuenta mi peso no iba a mejorarlos. Prueba de ello es que empecé rodando en unos míseros 59.6, pero al final bajé a 58 medios-altos, tiempos que viendo los de clasificación no iban a servir de mucho. El último en salir fue Miguel, que consiguió quedarse muy cerca de la vuelta de Jorge con unos 58s bajos bastante consistentes.

Al finalizar la clasificación estábamos quintos, a un segundo y medio de la pole, algo totalmente exagerado y más teniendo en cuenta que el segundo estaba a un segundo nuestro. Vamos se veía que iba a ser una carrera de remar, pero con la estrategia que queríamos hacer arriesgando podía salir algo interesante, por no hablar de posibles fallos mecánicos o humanos de pilotaje o de estrategia.

Para tener un buen inicio de carrera decidimos que Carlos sería el elegido para empezar la carrera, ya que era de los más rápidos y sabemos que no se corta a la hora de adelantar o tapar huecos, eso si, limpiamente. Por mi parte iba a ser una chicane móvil, ya que todos empezarían con sus primeras espadas e íbamos a perder mucho tiempo. Miguel por ejemplo se pasa de limpio, y con tanto coche al principio hay que amarrar cada posición en cada curva. Jorge por su parte, para intentar no forzar su tobillo aun resentido de la operación correría después, y así evitar posibles golpes en las primeras vueltas que le dejaran fuera de servicio.

Llegaba el momento de la salida tipo Lemans, y nosotros como siempre por dar la nota llegábamos casi casi tarde, y mientras estaban todos los equipos preparados esperando Carlos se estaba poniendo todavía el casco. Ya una vez todo preparado me quedé sujetando nuestro hierro a gas mientras Carlos se colocó en la posición de salida, se dio el banderazo y se subió muy bien al coche. El problema es que no salió muy bien el kart, en parte por lo hierro que era y en parte por acelerar de golpe en vez de progresivamente, con lo que al llegar a la primera curva habíamos perdido ya dos posiciones y éramos séptimos. ¿Empezamos bien verdad?

Pero bueno, Carlos es mucho Carlos y por algo le habíamos puesto el primero. Demostró que sabe exprimir un kart y consiguió remontar esas dos posiciones, mientras que por delante había un LMP1 de Lemans en la primera posición (rodando entre 1 segundo y 2 más rápido que el resto), y tres equipos luchando en otro grupo ya a varios segundos de nosotros.

Antes de llegar a los 20 minutos de máximo ya empezaron los bailes de pilotos en el pit lane, pero nuestra estrategia pasaba por apurar hasta los 22 absolutamente todos los cambios, y así lo hicimos. Fuimos los últimos en cambiar de piloto, saliendo de nuevo en quinta posición con Jorge al aparato. Jorge empezó a tirar, encontrándose en tierra de nadie toda su tanda, mientras que otros equipos iban parando cuando aun Jorge no llevaba ni media tanda.

Antes de parar ya nos encontrábamos segundos, pero lógicamente no era una posición real. El tercero en salir fui yo, también en tierra de nadie pero rodando en 59 bajos 58 altos. Aun así me empecé a encontrar con lo que creo eran pilotos ya doblados debido a que nosotros estábamos estirando las paradas al máximo y ellos no, por lo que llevaban una parada más que nosotros tendríamos que hacer más tarde. Pasados mis casi 22 minutos era el turno de Miguel, y aquí venía nuestra baza.

Estos karts nos decían que aguantan mínimo 40 minutos, pero entre diversas investigaciones y cosas de la anterior resistencia tenía la idea de que duraban hasta 80 minutos, el doble. Si esto era cierto nos permitiría ahorrarnos una parada, y lo mejor de todo, si era cierto y nadie más se arriesgaba nadie más podría copiarnos la estrategia, puesto que tendrían que parar 2 veces más igualmente, y nosotros sólo una vez más, ahorrándonos entre 30 y 90 segundos, una vuelta vamos.

Pasaban los minutos de la tanda de Miguel y nos íbamos confiando en que la estrategia surtiría efecto cuando a mitad de su tanda prácticamente nos quedamos tirados. El kart se ahogó y se quedó parado. Entre los intentos de arrancar y el llevar un kart hasta donde estaba perdimos 2-3 vueltas, encontrándonos en la séptima posición a falta de 3 horas. Ya sólo nos quedaba seguir tirando y jugárnosla más todavía, ya que nos dijeron que el kart sí tenía gas de sobra para hacer esos 10 minutos, pero no debe ser así (eso ya lo explicaré más adelante).

Con esa información decidimos volver a jugárnosla a parar a los 80 minutos, total, ¿qué teníamos que perder? Mientras Miguel seguía dando vueltas con el kart nuevo, pero a las 3-4 vueltas entró a boxes y se lo cambiaron por otro, que parece que ese se ahogaba también, con lo que perdimos otra vuelta tranquilamente con ese asunto. El pobre Miguel ya estaba encabronado, y para rematar del enfado acabó saliendose de pista antes de entrar al cambio de piloto.

Cómo cambian las cosas… pasamos de estar segundos a estar séptimos a 4 vueltas del grupo de cabeza. Con ese nuevo kart, que por cierto sonaba bastante más que los demás, Carlos empezó a rodar en solitario mientras intentábamos dar con la estrategia que nos permitiera reengancharnos a la carrera, y como ya he dicho, pasaba por arriesgar otra vez en el repostaje y seguir estirando las paradas a tope.

Entre medias de la tanda de Carlos se llevaron nuestro kart al pit lane y le repostaron. Mientras, el que llevábamos en ese momento tenía el escape suelto (de ahí el mayor ruido), y nos dijeron que al hacer el cambio de piloto que fuéramos directamente al final del pit lane y cambiáramos de kart. Allí ya se quedó Jorge preparado en el kart con el asiento regulado a su altura, mientras que como pudimos avisamos a Carlos para que al entrar fuese directamente al final del pit lane en vez de a la zona de cambio de piloto. Por suerte todo salió más o menos bien, y prácticamente el volver a nuestro kart original en el cambio de piloto no nos perjudicó (salvo por volver a un kart sin velocidad punta).

Lo bueno es que nos lo dieron ya repostado, así que eso que habíamos ganado. Para entonces ya había pasado una hora y 45 minutos de carrera, y algunos equipos estaban empezando a repostar de nuevo. Jorge aprovechó para tirar de nuevo todo lo que pudo, pero seguíamos séptimos. Luego vino mi turno y lo mismo solo que más lento. El siguiente turno fue el de Miguel, con la diferencia de que después de bajarse él y subirse Carlos teníamos que hacer (irónicamente) nuestro primer repostaje, que fue a las 2 horas y 51 minutos de carrera (¿veis como se podía estirar el depósito?). Al quedar una hora aprox. de carrera no hacía falta arriesgar más.

Tras un repostaje sin esperas ni problemas salimos a pista para afrontar la última hora, aun en séptima posición sin tener que parar a repostar. En ese momento nuestro Team Manager empezó a echar cuentas, ya que otra parte de nuestra estrategia era estirar al máximo esos 22 minutos por piloto para ahorrarnos un cambio de piloto y así ganar otra vuelta, pero oh nuestro gozo, tendríamos que parar a falta de minuto y medio para acabarse la prueba si no queríamos ser sancionados.

En ese momento intentamos inventarnos algo, pero las matemáticas no engañan y ese tiempo no se podía sacar de ningun lado. Aun así apuramos al máximo las paradas (más todavía), y para ejemplo de ello tenemos el tiempo de pilotaje de Carlos en esa última hora, que hizo un stint de 21 minutos y 57 segundos.

Esta última hora fue de infarto. El resto de equipos tenían que parar a repostar y cambiar de piloto al menos 2 veces cuando se subió Jorge al kart (a falta de 44 minutos para acabar la prueba), con lo que al menos estábamos en igualdad de condiciones. Gracias a esos repostajes y cambios de pilotos fuimos escalando puestos, rebañando lo cosechado durante las otras 2 horas desde que nos quedamos tirados. Al terminar Jorge iba a ser mi turno, pero decidimos que mejor saliera Miguel a rodar, que hacía más o menos un segundo menos que yo, y no estábamos para ir tirando el tiempo con la remontada que estábamos haciendo.

Al poco de subirse Miguel pararon los que teníamos delante y nos pusimos cuartos a más de 40 segundos, pero los quintos venían fuerte y nos recortaban medio segundo por vuelta, hasta que el equipo que iba tercero se nos puso delante y le hizo tapón al pobre Miguel, haciéndole rodar medio segundo más lento.

Viendo que nos recortaban tiempo a espuertas los quintos, a falta de 4 minutos para acabar la carrera y con unos 30 segundos de margen metimos a Miguel a boxes (2-3 minutos antes de su parada planificada) para salir con pista limpia y rodar en tiempos normales de nuevo. Como seguíamos sin estar para tirar el tiempo el elegido para acabar la carrera fue Carlos. Miguel entró en boxes lo más rápido que pudo, frenando con humareda y todo. Al pararse yo le saqué de un tirón y Carlos se subió a toda leche. Creo que no he visto un cambio de piloto tan rápido.

Al final conseguimos salir a unos 12 segundos por delante de los quintos, pero ya quedaban tan sólo 4 minutos, unas 5 vueltas. Nos consiguieron recortar unos 7 segundos, pero se acabó la carrera y pudimos firmar un cuarto puesto muy sufrido, pero que vino gracias a jugárnosla todo lo que pudimos, aun con los problemas y todo. Como anécdota (ya que he dicho que luego explicaba una cosa), después de dar la vuelta para volver a boxes al acabar la carrera nos volvimos a quedar sin gas, justo al entrar al pit lane… Íbamos ajustados al máximo, eso no se puede negar. Tiene pinta de que aunque tenga gas en el depósito, si no hay suficiente no debe tener presión suficiente y se ahoga.

No subimos al podio y nos quedamos a las puertas, pero sólo comentar que el kart ganador, aparte de tener a unos pilotos con muy buenas manos les tocó el avión, un kart 1 segundo más rápido que el resto bajo cualquier circunstancia, por lo que se podría decir que quedamos terceros de la “otra” carrera.

Felicidades equipo, Javier, Miguel, Carlos y Jorge por esa pedazo de carrera que hicimos, que aunque no salió como queríamos hicimos todo y más para estar lo más arriba posible.

Felicidades también a los 3 equipos que subieron al podio, Duff Karting Team, Fast Karting Riders y Club Karting Madrid.

1. Duff Karting Team
2. Fast Karting Riders
3. Club Karting Madrid
4. Speedshark Team
5. Correcaminos
6. Impossible is Nothing
7. SG 4
8. HDC 5
9. Auto Charcos Competición

PD: no tengo más fotos ni vídeos, cuando nos envíen fotos desde la organización actualizaré el artículo.

5 pensamientos en “4 horas de Kartpetania: altibajos, estrategias arriesgadas y un final digno

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Felicidaes a ese pedazo de equipo que con el sorteo tan… llamemolo peculiar cogimos la el peor kart, despúés fuimos los ínicos en romper el kart, la desiguladad mecánica de los karts…etc… fuimos cuartos!!!!!! y me sabe a victoria !!!!!!!! un placer

  3. Fantástica crónica y qué pena haber tenido tantos problemas!
    Casi lo he vivido al leerlo, aunque no pude estar allí compitiendo contra vosotros.
    Un saludo y espero veros pronto

  4. Fantástica crónica aunque mirando un poco por vuestra bandera. Es cierto que el kart de los lideres volaba, pero el resto no parece que fueran tan mal. En cualquier caso gran trabajo el vuestro, felicidades. Da gusto competir con gente así. Nosotros fuimos terceros al final y puedo ser algo más, pero un mal repostaje dió al traste con subir un escalón más. Espero vernos en otra carrera muy pronto.
    P.D. En http://www.tratadearrancarlo.com tenéis un video-reportaje además de crónica y demás. Saludos.

  5. Buenas.

    Vosotros hicísteis muy buen comienzo, creo que estuvisteis segundos las 2 primeras horas, no? En general los karts estaban parecidos, pero bueno es normal que unos vayan mejor que otros, es lo que tiene el alquiler. El kart de los primeros no tendría que haber salido, pero ya una vez lo habían usado en clasificación habría sido injusto quitárselo, al igual que fue injusto para los demás que ellos tuvieran un kart 1 segundo más rápido.

    Ahí es complicado porque hagas lo que hagas vas a tener gente en contra, pero bueno para otras veces imagino que lo mirarán más con lupa para que no pase.

    Sobre la crónica me alegro de que te guste, yo también leí la vuestra y esta chula la verdad. Es cierto que prácticamente no hablo de los demás equipos, pero al fin y al cabo este blog lo tengo para contar las cosillas que voy haciendo, y salvo que esté como organizador también no suelo contar lo que hacen los demás (bueno por un módico precio quizá empiezo).

    Saludos y espero veros en más carreras, aunque a la de Agosto no podré ir, que nos vamos los de Diariomotor ese finde al circuito de guadix.

    PD: sabes donde puedo conseguir las fotos de la carrera? Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.